La ortodoncia interceptiva es un tratamiento que se realiza en edades muy tempranas para corregir pequeñas alteraciones en la posición de los dientes con el fin de facilitar el desarrollo de los maxilares y su correcta erupción.

Este tipo de tratamientos beneficia mucho a la salud bucodental del niño, puesto que ayuda a prevenir futuros problemas de maloclusión.

La ortodoncia interceptiva se coloca en niños de entre 6 y 11 años, y ayuda a guiar o corregir el desarrollo de sus huesos. Este rango de edad es importante porque es el momento en la vida del niño en el que sus huesos maxilares aún están formándose y, por tanto, pueden ser corregidos.

¿Cómo saber si tu hijo necesita ortodoncia interceptiva?

En nuestra clínica dental en Mérida recomendamos que la primera visita del menor al dentista sea a partir de los seis años. Es importante que un experto valore la situación actual de la dentición del niño, y así compruebe si existen pequeñas complicaciones o se necesita alguna intervención.

De los 6 a los 12 años los niños se encuentran en la etapa de dentición mixta, un periodo en el que los dientes de leche conviven con los definitivos. Es importante mantener controlada la dentición del menor durante esos años para prevenir y anticiparse a posibles malformaciones.

Con la primera visita a los seis años, el dentista valorará si tu hijo necesita este tipo de ortodoncia. Es la edad propicia para diagnosticar y tratar muchos problemas frecuentes en ese periodo de crecimiento del niño. Interviniendo con una antelación adecuada, se pueden evitar muchos problemas de fácil corrección.

¿Esta ortodoncia soluciona los problemas definitivamente?

La ortodoncia interceptiva es una solución de prevención, pero el niño puede desarrollar maloclusión con el tiempo. Es habitual que tras este tratamiento se coloque una ortodoncia correctiva cuando el paciente ya haya desarrollado todos los dientes definitivos.

En nuestra clínica dental en Mérida somos expertos en ortodoncia infantil. Ven a visitarnos para evaluar la cavidad oral de tus hijos y si necesitan corregir alguna patología.