Cuando hablamos de salud bucodental, lo primero que suelen pensar nuestros pacientes es en la salud de sus dientes. Sin embargo, el estado de las encías es igual de importante para disfrutar de una buena salud oral. En nuestra clínica dental en Mérida lo sabemos muy bien, pues no son pocos los pacientes a los que tratamos de enfermedad periodontal.

La conocida como enfermedad de las encías se divide en dos fases dependiendo de su gravedad: gingivitis y periodontitis. La segunda es irreversible y no se puede solucionar, solo controlar para que no vaya a más. Es entonces cuando entra en acción el curetaje dental, también llamado raspado de encías.

Se trata de una técnica de limpieza dental más profunda de lo que suele ser normal, pues debe eliminar sarro y placa bacteriana tanto por encima como por debajo del tejido gingival.

Será nuestro experto en periodoncia quien se ocupe de aplicar este tratamiento.

Debido a su naturaleza, esta intervención es más invasiva que una simple limpieza, por lo que requiere de anestesia local. Además, no es raro experimentar cierta sensibilidad tras el mismo.

Sin embargo, el proceso será llevadero siempre que escuchemos con atención las indicaciones de nuestros dentistas y hagamos caso al milímetro a la rutina de toma de antiinflamatorios.

De hecho, el curetaje es un paso previo necesario para muchos tratamientos dentales que requieren de cirugía. Así se consigue limpiar la boca al máximo y se evitan posibles complicaciones y contagios durante las intervenciones.

En el caso de sufrir una enfermedad periodontal, lo ideal es realizar un curetaje dental al menos una vez al año. Así podremos mantener controlada la salud de nuestras encías y evitar que la enfermedad periodontal vaya a más, con el posible peligro de la caída dental a largo plazo.

¿Crees que puedes necesitar un tratamiento de ortodoncia? No dudes en pedir cita en nuestra clínica dental en Mérida.