Si necesitas corregir tu dentición con un tratamiento de ortodoncia, nunca es mal momento para empezarlo. Eso sí, cuanto antes mejor será para tu salud bucodental.

 Además, en nuestra clínica dental en Mérida sabemos que el verano es el mejor momento para comenzar este tipo de tratamientos.

¿Por qué el verano es la mejor época para iniciar la ortodoncia?

Podemos encontrar cuatro grandes ventajas:

  • Tenemos más tiempo para ti:

Debido a las vacaciones y los viajes, es normal que nuestra clínica dental tenga menos asistencia de pacientes durante estos dos meses. Eso nos permite dedicar mucho más tiempo de lo normal a charlar con cada uno de ellos, lo que en un tratamiento de ortodoncia es oro para comprender todo el proceso.

  • Tienes más tiempo para ti

Ya sea porque tu horario de trabajo se reduce en verano, porque tienes menos compromisos o porque simplemente estás de vacaciones, tu día suma muchas horas libres. Esto te ayudará a acostumbrarte a la aparatología (hayas recurrido a una ortodoncia convencional o invisible), además de adaptarte con calma a las nuevas rutinas y técnicas de tu higiene oral, especialmente en el caso de los brackets.

  • Los alimentos fríos aligeran las molestias propias de los primeros días

Las comidas y bebidas refrescantes que suelen triunfar en verano también tienen un papel en la adecuación de tu ortodoncia, por raro que parezca.

  • A más horas de sol, mayor Vitamina D

El que tengamos más horas de luz solar y que estemos más expuestos a ella, ya sea paseando o tomando el sol directamente, también tiene importancia en este tratamiento. Al sintetizar más Vitamina D, nuestros huesos se fortalecen. Esto ayuda a que los dientes tengan más estabilidad y puedan llevar mejor la presión de los distintos aparatos de ortodoncia.

Si te han convencido estos datos y quieres comenzar ya tu tratamiento de ortodoncia, no dudes en pedir cita en nuestra clínica dental en Mérida.