Cada vez son más los pacientes que acuden a Clínica Dental Félix Izquierdo para realizarse un tratamiento de blanqueamiento dental, más en estas fechas primaverales de bodas y eventos. Hoy en día, el aspecto físico es fundamental y la sonrisa es nuestra mejor carta de presentación ante los demás. Es por ello, que en nuestro centro hemos ido adaptando las mejores técnicas dentales para conseguir un resultado estético estupendo en cada caso clínico realizado. En este sentido, ofrecemos dos tipos de tratamiento que logran una dentición más blanca: las carillas dentales y el blanqueamiento dental.

Queremos dedicar este artículo a detallar los cuidados necesarios que debe tener un paciente tras someterse a un tratamiento de blanqueamiento dental para tratar de que este tenga un efecto duradero.

Aunque el blanqueamiento dental es una técnica que aclara varios tonos el color de la dentición, dejándola más blanca y brillante, lo cierto es que con el paso del tiempo los dientes tienden a oscurecerse de una manera natural. Nuestra higiene bucodental diaria y nuestros hábitos juegan un papel fundamental en este proceso de decoloración.

Beautiful young smiling woman hand touch her face and mouth, lips, teeth. Isolated over white background, model is a asian girl

Un blanqueamiento profesional en nuestra clínica dental en Mérida dejará al paciente totalmente satisfecho con el resultado (además este método es muy visible desde las primeras semanas que se empieza a llevar a cabo el tratamiento). Pero lo cierto es que, si un paciente quiere que su nueva y reluciente sonrisa perdure, sería conveniente seguir las siguientes indicaciones:

  • Evitar los hábitos nocivos: fundamentalmente el tabaco. Además de ser muy dañino para nuestra salud en general, produce manchas en la dentición. Es uno de los peores enemigos si se quiere mantener una sonrisa sana y blanca.
  • Tener una correcta higiene bucodental diaria: llevar a cabo una correcta higiene oral tras cualquier tratamiento dental es fundamental. En este caso, se hace especial hincapié en esta acción, dado que si no se realiza una rutina higiénica adecuada es probable que la pérdida del nuevo color adquirido se pierda con mayor facilidad.
  • Cuidar la alimentación: hay alimentos que tienden a producir manchas en el esmalte dental. Es el caso de los frutos rojos, el café, los colorantes o el vino, entre otros. Aunque no se recomienda dejar de ingerirlos, es aconsejable que su consumo sea moderado.